Por muy alta que sea la montaña, siempre hay un camino hacia la cima